Domingo, 12 de julio de 2009
Habiendo dibujado en líneas muy generales el panorama que se presenta ante los partidos políticos para el futuro inmediato. Habiendo señalado las disyuntivas a las que, a nuestro juicio, se enfrentan los distintos institutos políticos y que deben resolver de la mejor manera posble en el corto plazo, dado que la próxima elección presidencial está ya en puerta, toca ahora el turno a algunos de los personajes más insignes de la política nacional, definir su postura. Para el presidente Felipe Caldrón, el primero de ellos, le corresponde definir su posición para los tres años que restan de su mandato. ¿Cuáles serán sus prioridades para el período que le resta como jefe del Estado mexicano? ¿Cómo negociar su agenda política con los partidos de oposición, de manera muy especual con el PRI? ¿Cómo sacar adelante las reformas que urgen al país? ¿Cuál será su postura frentre a la próxima sucesión presidencial? ¿Influirá en la designación del candidato  a la presidencia de sus partido político? ¿Cómo se relacionará con el instituto político blanquiazul? ¿Qué papel tendrá en la designación del nuevo presidente del PAN? Son preguntas a las que inevitablemente tendrá que dar respuesta en los próximos días y que serán determinantes para mantener la estabilidad sociopolítica, la continuidad del régimen político y una transmisión pacífica del poder en el 2012 aquien resulte ganador de las elecciones. Para Beatríz Paredes, del Partido Revolucionario Institucional, se le presenta la alternativa de seguir dirigiendo ese instituto político o dedicarse a liderear a la bancada priísta en la Cámara de Diputados. Además de que desde cualquiera de las dos posiciones, tiene que ser necesariamente, factor determinante en la definición ideológica de su partido de cara a la ciudadanía. ¿Seguirán en la línea neoliberal impuesta por Carlos Salinas de Gortarí, quien la llamó liberalismo social, o se inclinará por una nueva versión dl nacionalismo revolucuonario? De elegir la primera, el partido se ubicaría, como lo está en este momento, a la derecha del espectro político, es decir, en la vía neoconservadora, de optar por le nacionalismo revolucionario se colocaría a ese instituto político a la izquierda del mapa político, e la línea, no siempre bien llamada progresista. 
Para Jesus Ortega, ante el sonado fracaso de su gestión al frente del Partido de la Revolución Democrática hay dos opciones: o seguir aferrado a la dirigencia del partido, con el riesgo de seguir hundiendo a ese partido que ya se encuentra en una situación deplorable, o dimitir del cargo en aras de que los grupos o tribus, se puedan sentar a la mesa a dialogar y encontrar una nueva dirigencia que saque al partido del caos y el desorden que privan en su interior.
En cuanto a  Marcelo Ebrad, también es tiempo de decisiones importantes dado que no hace mucho él mismo se autodestapó como posible candidato de la izquierda a la presidencia de la república. Marcelo Ebrad debe tomar la decisión de seguir o no siendo fiel al movimiento lopezobradorista. De seguir leal a López Obrador pudiera  buscar dentro del mismo movimiento la postulación a la presidencia, con la anuencia del propio Andrés, o de plano renunciar a sus aspiraciones en favor de AMLO. Su segunda opción es, deslindarse de AMLO y su movimiento, por un lado, y de la dirigencia ctual del PRD por el otro. En ambos casos ello presupone la existencia de una base de apoyo popular propia que lo sostuviera e impulsara en su canidatura.
Finalmente, Andrés Manuel López Obrador debe evaluar seria y responsablemente, si sigue o no siendo miembro del PRD, sospesando ventajas y desventajas  de tal opción. Lo que no puede ni debe seguir haciendo es seguir parado con un pie en el PT otro en el PRD y una mano en Convergencia, al tiempo que la mano restante, se mantien en su movimiento ciudadano. De seguir en el PRD debe asumir una actitud de diálogo y de acuerdo, por lo menos en lo fundamental, con las demás tribus internas del PRD,máxime que la corriente contrincante más fuerte, la de los llamados "chuchos" ha quedado tan maltrecha.
Así pues, partidos y hombres (líderes) han de hacer hoy serias reflexiones de cara al año 2012, en que el país, enfrentará de nuevo una aduana más en el largo camino de la democracia.  

Tags: Calderón, Paredes, Ebrad, Ortega, AMLO, definición, posura

Publicado por pedro_aureo @ 12:36
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios