Viernes, 06 de noviembre de 2009

Sigmund Freud en su obra "Psicología de las masas y análisis del yo" comenta la obra de Gustav Le Bon y mcDugall sobre psicolgía social, especialmente en lo referente a la realación entre el individuo y las colectividades, grupos u organizaciones. Freud les critica a ambos no haber tomado en cuenta el aspecto libidinoso, es decir afectivo, pués Freud considera que es un elemento fundamental para que los grupos sociales, sean efímeros o duraderos, se conformen y se mantengan a lo largo del tiempo.  Nos parece una idea muy razonable que retomamos para el análisis de nuestra sociedad mexicana contemporánea. Siguiendo a Freud, nos parece que un elemento que está ausente de nuestra matriz cultural es precisamente el libidinoso. Una gran cantidad de mexicanos carecen de ese amor por la patria que, como bien decía Freud, hace que los individuos sean capaces de llegar hasta el sacrificio, además de ser leales, honestos, comprometidos, solidarios y hasta corresponsables. En efecto, lo que parece haber en lugar de amor, es la idea de que México es un botín del cual hay que tratar de saquear lo más posible, ya por la vía de la explotación del trabajo, ya por la extracción sin medida de sus recursos naturales, todavía hoy muy vastos. Todo mundo hace lo mismo, no es un asunto relativo únicamente a la oligarquía, sino que se da a todos los niveles de la estructura social. Ejemplos hay muchos además de los llamados delitos de "cuello blanco", están los empleados que se roban material de sus oficinas (lapices, plumas, reglas, diskettes, y hasta papel del baño), o el taxista que quiere cobrar mucho más de lo debido alterando el taxímetro o descomponiéndolo; o las facturas con precios inflados, etc. Ricos o pobres y clasemedieros hacen justo lo mismo, salvo raras excepciones, y usan todo tipo de pretextos para justificar sus acciones. Lo cierto es que se trata de lo mismo, pero disfrazado según las circunstancias y el lugar que se ocupa en la estructura social. Es la consideración del país como un botín, como algo que está para ser explotado sin medida y sin vergüenza alguna. Por el contrario, vergonzoso es no robar y no saquear. Todo esto es producto del desamor en que viven los mexicanos, falta de amor a sí mismos, al prójimo y a la patria. Entonces uno se pregunta, ¿cómo sacar al país de la crisis política, económica, sociocultural y moral en que se encuentra sumida la nación si no se le ama? ¿cómo hacer algo por un país con el que no nos identificamos? ¿cómo establecer compromisos serios con un México al que en el fondo despreciamos? 
Ciertamente ni los políticos ni los educadores han hecho mucho en favor de despertar ese amor e identificación con México, por no decir que más bien han hecho todo lo que pueden para logra justo lo contrario, es decir, seguir ver a México con desprecio y como presa de sus ambiciones sin límite.
Estamos a menos de un año de la celebración de los doscientos años de independencia y cien de laa Revolución. Ambos hechos pueden ser un magnifico pretexto para motivar y llevar a cabo una gran campaña de enamoramiento de nuestro país, su población,territorio, historia y cultura. Hay en todos ellos muchos componentes resaltables para refundar y reconstruir a la nación, para darle vida y un sentido de existencia, pero hay que ponerse a trabajar en ello; no es algo que pueda esperar a mañana, el proxímo año o siglo. El país se desmorona rápidamente  debido al mal gobierno, el narcotráfico, la delincuencia organizada, la violencia, las catástrofes naturales, as epidemias, las verdades a medias y las mentiras dichas sin recato. No basta con tomar medidas políticas, económicas y técnicas, no son suficientes sino van unidas a un afecto (elemento libidinoso) que les de sentido y valor. Hay que amar a México, es ese el punto de salida y el puerto de llegada. Amor por México es entonces, trabajar en favor de los mexicanos, de su cultura, de sus obras artísticas, científicas y técnicas, de sus costumbres y tradiciones, de su presente y su futuro. Es laborar en favor de la conservación de su territorio y el cuidado del medio ambiente. de sus especies animales y vegetales. Es, pués, cuidar  nuestro hogar pués es la única casa que tenemos.


Tags: Amor, Fred, libidinoso, México, patria, nación

Publicado por pedro_aureo @ 11:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios