S?bado, 20 de febrero de 2010
La embestida de la Iglesia Católica contra la reforma al Artículo 40 de la Constitción Política de los Esados Undidos Mexicanos continua, y se erige así como la primera prueba en su propia contra, pues demuestran que dicen una cosa y hacen otra. El problema es que la Iglesia en su miopía, en el tronco que teiene atravesado en sus ojos, no lepermite ver que, las religiones, incluyendo la suya, son como aquel grupo de ciegos a quienes se les permitió tocar diferentes partes de un elefante. Cada uno de ellos se hizo una idea muy diferente del animal, a partir de la parte del mismo que tocaron, y además cometieron el error de pensar que todo el elefante era todo como la parte particular que ellos habían palpado. y peor aun que su percepción es la auténtica y verdadera. Siendo así  las cosas, se pueden entender los conflictos que existen entre las distintas iglesias existentes, pues cada una ha captado una parte de ese todo que Dios es, y cree que esa parte es el todo y es verdadero. Entonces se puede entender con claridad porque es necesario un Estado laico que no asuma posición en favor de iglesia alguna y les permita su existencia y la búsqueda de adeptos en un marco de respeto a las demás creencias existentes, quedando garantizado el derecho de cada ciudadano de creer o no lo que en materia religiosa se le propone, incluyendo las posiciones agnósticas y ateas. La iniciativa aprobada por el Congreso mira en ese sentido, no es jacobina, no niega el derecho de las iglesias a existir, ni niega el derecho a los ciudadanos a creer en lo que más convenga a sus intereses. Busca precisamente cuidar y proteger esos derechos humanos individuales y colectivos, y que diversas creencias puedan coexistir pacíficamente y ordenadamente, cuestión con la que estamos por completo de acuerdo. Creemos que la Iglesia aun reconociendo que es la que má adeptos tiene, debiera reconoce que esa mayoría no le da derecho alguno a querer imponer su particular punto de vista y menos aun a pretender que sus principios y valores se conviertan en legislación de cumplimiento obligado por todos los ciudadanos. Máxime si se considera que aun dentro de la propia Iglesia Católica existen profundas diferencias de interpretación, no son lo mismo las creencias de la cúpula oligárquica aburguesada y tan cercana a los intereses de los grandes empresarios y funcionarios públicos,  que la manera de interpretar los evangelios por parte de quienes trabajan en las zonas humildes y marginadas de nuestra sociedad y que ven a diario la miseria, el hambre, las carencias y la injusticia, a que se ven sometidos millones de conciudadanos. No es tampoco lo mismo obedecer los mandatos de una Iglesia que además de credo religioso se ha constituído en Estado-Nación independiente y soberano, que seguir los principios morales de la Biblia o cualquier otro libro sagrado, sin que nadie imponga su interpretación "correcta".
Zapatero a tus zapatos, Iglesias, a salvar almas en el ámbito de su legitima competencia y el Estado a lo suyo, que es la adminmistración de lo público en favor de la ciudadanía.

Tags: Embestida, Artículo, Constitución, miopía, ceguera, Estado, laico

Publicado por pedro_aureo @ 14:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios