Lunes, 23 de noviembre de 2009
En el mitin celebrado el día d ayer en el Zocalo de la ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador nos dijo de manera lara y sencilla los 10 puntos para el rescate del Estado mexicano. Difícilmente se puede estar en descuardo con ellos, dada la dura realidad de crisis en que estamos inmersos. Ahora la cuestión son los "cómos", es decir, las maneras, los procedimientos y mecanismos, como ese proyecto puede echar a andar y rendir los frutos positivos que de él se esperan. Es cierto que una reunión multitudinaria no es el espacio adecuado para establecer esos procedimientos. Pero es necesario avanzar en ese sentido, con el fin de que esos 10 puntos no se queden en buenos deseos e intenciones. Creo que en mucho se pude avanzar en su cumplimiento, haciendo un trabajo paralelo a las labores propias de campaña política electoral para el 2012. Es cierto también que muchos de esos puntos requieren tener el poder del Estado, pero no todos.  Muchos se pueden pelear desde los movimientos sociales y las asociaciones civiles y desde la vida cotidiana misma, desde la solidaridad, la  corresponsabilidad y la reciprocidad entre ciudadanos y colectividades. El Estado de bienestar  no sólo correponde al Estado construirlo a través del gobierno y los organismos de corte social, sino también, y tal vez en mayor medida, a la sociedad civil, al individuo, al grupo, a la asociación o empresa.  El "vacío" que ha dejado el Estado debido a la debilidad, incapacidad, corrupción y pasividad del gobierno y demás entes de Estado, bien pude ser cubierto en gran parte por las sociedad civil sin afanes de negocio y lucro. Nada mejor para reconstruir el tejido y las redes sociales que el trabajo que la sociedad civil misma puede hacer desde la trinchera, en el contacto directo que se da en  las relaciones sociales  cotidianas. Un trabajo donde valores tan importantes como la libertad, la solidaridad, la corresponsabilidad, la reciprocidad, el respeto por uno mismo y por los demás, se pongan en juego de manera práctica y útil. y ni que decir que la mejor manera de aprender esos valores y muchos más es mediante la práctica diaria de los mismos. Así como en un momento, en esa práctica diaria, aprendimos el egoísmo, la mesquindad, el recismo, el desprecio por los pobres, etc,  podemos ahora aprehender aquellos principios y valores que nos permitan reconstruir a la sociedad de manera más armónica,vale decir más sana. Una sociedad que se construye a sí misma desde la libertad, la democracia, la tolerancia, la comunicación, el respeto y la valoración positiva de las diferencias políticas, económicas e ideológicas y culturales.

Tags: AMLO, mitin, vacío, solidaridad, reciprocidad, correponsabilidad, libertad

Publicado por pedro_aureo @ 19:16
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios