Mi?rcoles, 02 de diciembre de 2009
Antes de discutir la conveniencia de establecer la reelección de senadores, diputados y presidentes municipales, debiera discutirse en el Congreso de la Unión una serie de medidas que apuntalaran nuestra incipiente y frágil democracia. Se trata del plebiscito, el referendum, la inciativa popular, la posibilidad de candidaturas independientes, la rendición de cuentas y la revocación de mandato. Instrumentos que permitirían a la sociedad civil tener un control sobre la hoy soberbia y altanera clase política. El establecimiento y puesta a prueba, como bien señaló el Mtro. García Flores, colaborador de este espacio, permitirían consolidar la democoracia (en caso de que funcionaran), además de establecer los límites y candados necesarios para que la ciudadanía pudiese exigir cuentas a los legisladores, presidentes municipales, incluso a gobernadores y presidente de la República. Y en su caso, establecer las condiciones apropiadas para la relelección que hoy propone Felipe Calderón. 
Pero también habría de debatirse la pertinecia de la reelección en función de la necesaria renovación de la clase política. La reelección no sólo pudiera significar que un grupo político se perpetuara en el poder, sino también que personas en lo individual lo hicieran, convirtiéndose así en obstáculos para la hoy urgente y necesaria renovación de la clase política. 
Establecer esa reelección, supone un trabajo analítico, crítico y propositivo mucho más complejo de lo que se cree o nos quieren hacer creer.  Es mucho lo que se pone en juego y ciertamente, desde mi perspectiva particular, supone poner en primer lugar el interés nacional, la democracia, la libertad positiva y la igualdad de oportunidades. Respecto a este último punto, la reelección es una seria limitación a esa igualdad de oportunidades de acceso a los puestos públicos que todo ciudadano adulto y sano debe tener. Por lo tanto es, también una seria limitante de la libertad de acción (positiva) a que todo ciudadano tiene también derecho, por ello me inclino en favor de las candidaturas independientes sin demértito de las candidaturas partidarias. Lo que hay que buscar es la mejor representatividad de la ciudadanía en los cuerpos legislativos, con todas sus tonalidades y variantes. la reelección en las condiciones en que está la cuestión política en México sería un retroceso de consecuencias incalculables para la nación, cuyos negativos efectos tardarán décadas para ser revertidas. Una clase política parásita como la mexicana aferrada al poder con todos sus tentáculos sería muy difícil de extirpar.
 

Tags: reelección, referendum, plebiscito, revocación, iniciativa, igualdad, oportunidades

Publicado por pedro_aureo @ 14:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios