Jueves, 31 de diciembre de 2009
Empieza un nuevo año, y los retos que habrá de enfrentar el país no son nada fáciles. Se llevarán a cabo 18 proceso electorales, se renovarán 11 gobernaturas y muchas legislaturas, ayuntamientos y presidencias municipales. Adémas habrá de enfrentarse reformas políticas y económicas que ya se hacen ineludibles. Lo que suceda en este año marcará el rumbo del país en los próximos años. Las decisiones que se tomen en materia política y económica afectarán para bien o para mal a la nación en conjunto. Por eso es necesario un llamado a informarse, a meditar las decisiones y a participar activamente en los espacios de decisión en que como ciudaddanía podemos y debemos participar. Un llamado también a ampliar esos espacios de participación y decisión aun  limitados. La participación ciudadana se hace cada vez mas indispensable y urgente. La idea de que se ha delegado la autoridad y el derecho a decidir a unos cuantos elegidos para los puestos del poder ejecutivo y el legislativo en sus diversos niveles, debe ser ya superada. Hoy es prioritario que la ciudadanía asuma sus responsabilidades. Que se informe, que analice, que juzgue y que decida, son tareas que ya no pueden ni deben ser delegadas en legisladores y funcionarios. El destino de la nación no pueden decidirlo unos cuantos dentro del gobierno y fuera de él. Hay que tomar las decisiones que garanticen mayor justicia, equidad, paz social uy progreso en todos sentidos. Hay que tomar decisiones que nos permitan ir más allá del modelo neoliberal y el conservadurismo brutal que impide  el desarrollo nacional y mantienen empobrecida a la mayoría de la población. México no puede seguir siendo el país de unos cuantos, cuando tiene una población que supera los 100 millones de habitantes. Haya que crear más espacios de libertad, pero también de solidaridad y corresponsabilidad. La impunidad que ha permitido a unos cuantos enriquecerse  a costa de las mayorías empobrecidas, sin presente y futuro no sólo no es aceptable éticamente, sino prácticamente. Estamos al borde del estallido social. Hay que evitarlo no por medio de la represión y el abuso y la violación de derechos humanos, sino por la vía de la libertad de empresa, el  empleo, el salario justo, la justicia, la seguridad social y pública, la educación y la cultura, la democracia, la tolerancia y, repetimos la solidaridad y la reciprocidad responsables.
Hasta hoy derechas e izquierdas han fracasado en sacar el país adelante, en gran parte debido a su mezquindad, ceguera, desprecio por la ciudadanía y sus pugnas internas.  Hoy como ciudadanos debemos vigilar mucho más de cerca su desempeño.  No se trata de que los gobernantes cumplan con sus obligaciones por motivación propia, eso no lo han hecho ni lo van a hacer, no es sino hasta que la ciudadanía ejerza una fuerte presión que los señores del poder van a entender y actuar correctamente. Si queremos realmente este país, si queremos salir adelante de la crisis que nos abruma, hay que actuar activamente a través de todas las formas legales y legítimas a nuestra disposición. El 2010 así lo demanda, México lo exige.

Tags: participación ciudadana, solidaridad, corresponsabilidad, reciprocidad, impunidad

Publicado por pedro_aureo @ 11:04
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios