Martes, 05 de enero de 2010
En este espacio hemos sostenido la idea d que hay que ser no sólo críticos sino constructivos y propositivos. dada la terribel sitaución socioeconómica por la que estamos atravesando actualmente, propondremos algunas medidas que creemos nos pueden ayudar a palear la situación. No son de hecho ideas nuevas, pero pueden funcionar bien al tiempo que se busca, desde la sociedad civil, construir un nuevo proyecto de nación, más justo, más equitativo, que dignifique al ser humano y lo ponga en el lugar que le corresponde, por encima de los intereses creados, la máquinas, las herramientas, el capital.
Una primera propuesta gira en torno a constituir cooperarativas de consumo, que permitan compras al mayoreo con  costos más bajos para los participantes; una segunda posibilidad, gira en torno a la creación de cooperativas de producción de bienes y servicios para el autoconsumo de la localidad y el grupo, que sustituyan la compra de esos mismos prooductos en tiendas o supermeercados.
En tercer lugar, comprar aquellos productos que se fabrican en la localidad, o en el municipio, el estado, la región y el país, en ese orden, de tal manera de mantener a las empresas locales funcionando y que no haya pérdida de los empleos que estas han generado.
Cuando las empresas locales aumenten sus producción y su oferta, dado que hay demanda de consumo, podrán bajar precios, siguiendo el principio de a mayor porducción menos cosoto por unidad.  Esto también significa evitar comprar productos al extranjero cuando ya hay sus equivalentes de fabricación nacional. Afortunadamente cada vez se reconoce fuera de México y en el propio país la calidad de la mano de obra mexicana.
En cuarto lugar NO COMPRAR A MONOPOLIOS; no hay nada más contrario al desarrollo económico y al beneficio de los consumidores que comprarles a ellos servicios o productos. Hay que fomentar que existan más empresas por las cuales se pueda optar, que nos ofrezcan productos a costo razonable y de buena calidad. Un reto del México actual es precisamente acabar con los monopolios o duopolios que existen prácticamente en todos los sectores de la economía.
Hacer un consumo racional; no compre lo que no necesita, ni compre por temor o pánico en exceso, sobre todo sis se trata de productos perecederos. Investigue en que tienda o centro comercial venden más barato el mismo producto, o averigüe en que tienda obtiene el costo más bajo promedio a la hora de hacer sus despensa.
Haga un uso racional de sus productos adquiridos; no desperdicie lo que con tanto esfuerzo ha podido comprar.
Si usted es empresario, productor de algún bien o servicio, no espere a que las empresas extranjeras se conviertan en feroces competidores que lo obliguen a salir del mercado. Fabrique con la mejor calidad posible, piense en que sus clientes al quedar satisfechos con lo que les ofrece, volverán a comprarle.    
Pague salarios justos, quítese de la cabeza la tonta idea de que pagar buenos salarios es inflacionario, o que sólo se puede competir internacionalmente con mano de obra barata, esas son patrañas. Lo importante es la calidad de los productos y el monto de su producción, de tal manera que pueda surtir al mercado en la medida de sus posibilidades. el acento está en la calidad y la oportunidad.
Dé preferencia al mercado interno, aunque no quite la mira de exportar, pero su prójimo connacional es primero, luego los extranjeros. Y si va a exportar, diversifique sus mercados. Hoy vivimos para mal la enorme dependencia de la economía norteamericana. Estados Unidos es un mercado muy importante, ni duda cabe, pero no es el único posible. Hay que mirar hacia el sur, hacia Latinoamérica, donde ciertamente habrá muchas oportunidades de vender productos y servicios.
Finalmente, sea usted consumidor o productor, distribuidor o comerciante, ORGANICESE, la organización es la base que lo hace fuerte. Organicese junto con otros empresarios, productores o consumidores de su mismo sector económico y organicese al interior de su empresa, deje de lado la improvisación que generalmente se hace tarde y mal. Y, no menos importante, SEA PATRIOTA, su país es su casa, es el lugar donde usted y sus antepasados nacieron en la mayoría de los casos, y es el lugar donde sus hijos y nietos nacerán y crecerán. Preocupese por dejarles un país mejor.
Estos elementos aportados no pretenden resolver la crisis, pero si ayudar a salir adelante de ella.  
Ojalá algunos de ellos le puedan ser de utilidad 

Tags: compra, monopolios, consumo, localidad, salarios, organicese

Publicado por pedro_aureo @ 20:53
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
hola ?c?mo te va? soy de San Juan - Argentina y me gusta el comentario, ojal? todos tengan propuestas de su sociedad.
un gran saludoGui?o
Publicado por andreszarzuelo
S?bado, 09 de enero de 2010 | 20:57