S?bado, 16 de enero de 2010
Si el liberalismo y el socialismo son paradigmas surgidos de la modernidad y la laicidad, la vía de la Docrtina Social de la Iglesia Católica, tiene sus orígenes en las Sagradas Escrituras y en el desarrollo histórico de la Iglesia. Su fundamento no está entonces en la racionalidad secular, la ciencia, la tecnología y la política separada de la religón y la ética. Su base está en la fe, en la teología en la filosofía. Y es, en ese sentido un llamado a los cristianos a vivir su fe a fondo y con creatividad, para solucionar los graves problemas que aquejan a la humanidad, incluídos los de carácter espiritual (tema excluído de los auntos de que se ocupan el liberalismo y el socialismo). La Doctrina se ha erigido como una condena tanto al liberalismo(especialmente a su defensa de la propiedad privada y al relatividad de la verdad), como al socialismo y el comunismo (con énfasis al planteamiento marxista), pue ha considerado que ambas propuestas no están finalmente a la altura de la medida del hombre. A ambas posiciones se les puede calificar de materialistas y de no poder ver más allá de la vida en este mundo. La Doctrina Social pretende ir adelante, proponiendo principios inspitados por la fe en Cristo, que no sólo permitan una vida más digna del ser humano, sino que resuelvan el problema existencial de la trascendencia y la vida eterna. Antonio Prida dice: "...y a pesar de que ya hace dos mil años de que Cristo vino al mundo a predicar su doctrina de amor, justicia y paz, y de que, no obstante, esas mayorías siguen esperando que empiece a practicarse verdaderamente la caridad, la ayuda mutua, el respeto a la dignidad de la persona humana y a la justa repartición de los bienes materiales que Dios puso en la tierra para beneficio de todos los hombres y no solamente de los más aprovechados, quienes para tranquilizar sus conciencias, sostienen sin ningún fundamento, que la religión no tiene nada que ver con las cosas del uso del dinero y del poder." (PRida, 1982. p. XXIV) O sea que la Doctrina sostiene que a partir de la fe en Cristo y en sus enseñanzas, los cristianos deberían estar haciendo mucho más porquela justicia, la equidad y el amor, guiaran los actos humanos económicos, políticos y socioculturales.  Es decir, se trata fundamentalmente de enseñanzas de tipo ético que se desea se traduzcan en actos humanos concretos que incidan en la realidad material(económica,política, social y cultural) que viven cotidianamente los seres humanos. El problema de este planteamiento es que carece de los elementos prácticos concretos que se concreticen en actos y políticas, en planes y proyectos específicos en gran escala. Sin duda hay guías generales para la acción, pero no los procedimientos y herramientas que permitieran como ya decíamos la intervención directa en la solución de problemas. La Doctrina no es en ese sentido ni ciencia ni ingeniería social. Pese a lo cual, no se puede dejar de reconocer que la Doctrina tendría, sin duda, importantes elementos a recuperar para la constitución de un nuevo proyecto social, político y económico.  Tal vez uno de los más importantes de ellos sea recuperar la centralidad del ser humano, por sobre lo material, lo económico, lo político; por sobre la cosificación que el hombre ha sufrido en los últimos tiempos; por sobre el carácter de "factor" de la producción, de objeto de uso, de recurso desechable, en que se le ha reducido. Sin demerito de lo que otros enfoques religiosos, teológicos y filosóficos, lo que la Doctrina puede aportar hoy, son elementos que permitan la resignificación de lo humano, la restitución del hombre en le puesto y lugar que le corresponden en el cósmos, para de ahí reordenar lo político, económico y cultural. Pero para ello hace falta una capacidad de diálogo, de negociación, de acuerdo, que ni los sostenedores de la Doctrina ni sus enemigos, y ni los que ignoran el planeamiento social de la Iglesia, han sido capaces de tener.  

Tags: Doctrina, liberalismo, socialismo, comunismo, trascendencia, ética, hombre

Publicado por pedro_aureo @ 10:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios