Viernes, 12 de marzo de 2010
El día de ayer se celebraron las primeras cinco bodas entre homosexuales, pese a que la Procuraduría Federal impugnó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la Constitucionalidad de dicha norma jurídica. Pese a lo que pase, cuando la Corte resuelva la controversia, a quedado sentado un precedente que se suma a otros más, como el derecho de la mujer a decidir si aborta o no, en el sentido de que la ciudad de México, el Distrito Federal, tiene una de las legislaciones más liberales del mundo y, claro, la más abierta en México. Quienes se han opuesto a estas nuevas leyes, con argumentos religiosos y moralistas, y quieren abrogar dichas normas no comprenden el derecho que asiste a las mujeres a poder optar por el aborto no es en automático una invitación a abortar, ni significa que en todos los casos las mujeres optarán por hacerlo. Es sí, a nuestro parecer, dejar la opción a que la mujer como ser adulto, actúe responsablemente pensando en su salud, su bienestar, sus condiciones de existencia y su situación al momento de tener que elegir. No es necesario decir aquí que lo preferible es que no aborten, hay que preferir la vida, de acuerdo, pero la primera que hay que proteger es la de la mujer que ya es un ser humano formado, hecho y derecho. Ella, que eventualmente puede decidir embarazarse y tener a su hijo o no hacerlo, es a quien la ley debe de protejer de los abusos propios de un conservadurismo extremo, de una actiud irracional y absurdaaunque se pretenda justificar en una religión o un esquema moral determinado, por validos que estos sean. También es proteger a la mujer de la ignorancia de sus derechos como ser humano y de los abusos que derivan de esa ignorancia por parte de quienes dicen, con un alto grado de maldad consciente o inconsciente, que defienden "la vida".
En cuanto  alos homosexuales, no se ha hecho sino defender igualmente sus derechos humanos como personas con valor y dignidad. Que uno no tenga sus mismas preferencias sexuales, no invalida el derecho de esas personas a elegir el modo y forma de vida que les parezca. En ese sentido nadie puede, una vez más, en nombre de la moral o determinada rligión prohibirles el derecho al matrimonio y la adopción. No hay hasta el momento, estudios sociológicos y/o  psicológicos que demuestren incapacidad de los padres homosexuales para educar a sus hijos, y menos aun hay estudios científicos concluyentes que aseguren que un niño o niñas criados por una pareja homosexual sufriran daños mentales y morales graves e irreversibles. 
Entendemos que haya posturas tanto a favor como en contra de estos hechos sociales, lo que es en verdad inaceptable es que quienes se oponen lo hagan más desde la vícera que desde la razón, más con prejuicios que con inteligencia; que lo hagan creyendo que por mayoritario que sea su grupo su verdad es verdad absoluta. Siguiendo el principio universal de que no hagamos a los demás lo que no queremos que nos hagan, sino queremos ser reprimidos por nuetra religión, moral, valores y principios, o nuestra manera de vivir, no caigamos en la postura de prohibir lo que no nos gusta o no entendemos. Al Estado, en ese sentido, corresponde crear esos espacios necesarios para que los diferentes grupos sociales, mayoritarios y minoritarios puedan convivir pacíficamente y lo más armónicamente que sea posible. Y dado que vivimos en un Estado laico, el Estado debe ser no sólo neutral frente a la distintas manifestaciones religiosas,morales y sexuales, sino un protector y garante de dichas manifestaciones en beneficio de la sociedad y de la cultura.Consecuentemente, apoyamos desde este espacio las leyes que en favor de la ciudadanía ha legislado la Asamblea de Representantes y ha puesto en vigor el gobierno del Distrito Federal en la capital de la República.  Dado que nadie tiene el monopolio de la verdad, entonces corresponde al Estado defender que  todas las posturas tengan canales apropiados de expresión y espacios de convivencia adecuados.

Tags: bodas, homosexuales, aborto, Estado, laico

Publicado por pedro_aureo @ 14:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios