Mi?rcoles, 07 de abril de 2010
El presidente Felipe Calderón acaba de enviar al Congreso de la Unión, a la Cámara de diputados, un proyecto de ley en favor de la competencia y contra los monopolios y sus prácticas. La iniciativa toca uno de los puntos más sensibles para los liberales, el asunto de la libre circulación de bienes y servicios, la libre concurrencia en los mercados y consecuentemente, la libre competencia, así como la lucha contra los monopolios y sus prácticas. Se trata de un proyecto que desde el punto de vista liberal debe ser visto con buenos ojos, dado que actualmente México es un país en el que, prácticamente cualquier sector de la economía se encuentra bajo el control de algún monopolio, duopolio u oligopolio, sea este privado o estatal.
La iniciativa del presidente Claderón apunta a fortalecer a la Comisión Federal de Competencia (COFECO), dándole las arma sjurídicas y el poder para poder en verdad intervenir en la lucha contra los monopolios, e incluso poder ejercer sanciones en contra de prácticas monopólicas.  De aprobarse los cambios propuestos por Calderón, sin duda alguna la Comisión Federal de Competencia tendrá mucho trabajo y requerirá de mucha valentía y fuerza para poder ejercer plenamente sus funciones y atribuciones. Sin embargo esto es algo en lo que ya urge intervenir en favor de la ciudadanía y de su derecho a la libre y voluntaria participación en algún sector socioeconómico. Es el caso de la televisión, de las telecomunicaciones, el del autotransporte federal de pasajeros, la producción del llamado "pan de caja".la producción lechera, etc. Es sin duda alguna, función del Estado liberal crear las condiciones que igualen las oportunidades de participación y que permitan a quien así lo desee concurrir como productor, distribuidor, comercializador en el mercado. Por lo tanto, toda accción que intente obstaculizar, limitar o impedir dicha libre concurrencia debe ser castigada severamente. Debe ser la competencia en términos de precios justos y razonables, de calidad del producto o servicio, de la oportunidad de acceso al bien o servicio, lo que debe decidir que empresa y que bienes se privilegian para su adquisición, por parte del consumidor. Esa es la idea económica liberal con la que estamos de acuerdo, sin embargo aquí caben tres importantes consideraciones:la primera referente a los mal llamados monopolios de Estado. Un monopolio de Estado no es sino una empresa pública, propiedad de la sociedad,que no del gobierno, cuyo afán es prestar un servicio o producir un bien para la sociedad. Es el caso del petróleo, la electricidad, la educación o la salud, así como la seguridad pública. En algunos casos puede participar subsidiaria y complementariamente la iniciativa privada, pero el peso fundamental recae en manos de la empresas pública o estatal. por ejemplo no hay problema en que existan escuelas y universidades privadas, pero la educación debe ser primordialmente laica y gratuita y prestada por el Estado, igual cosa podría decirse de la práctica privada de la medicina. Aludiendo al principio liberal de que nadie puede ser privado del derecho de participar en la ctividad económica de su agrado, debe permitirse la libre concurrencia, pero debe cuidarse de que esa participación sea para el beneficio de la sociedad no sólamente del agente económico.
Asì como se dice que a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, al Estado lo que le corresponde y a la iniciativa privada también respeto a sus áreas o sectores  de acción. Ambos Estado e iniciativa privada pueden muy bien complementarse y apoyarse si se sabe identificar aquellos ámbitos en que son exclusivos de cada uno y aquellos otros en que pueden colaborar y complementarse. Ni el Estado, a través de los órganos de gobierno debe controlar, dirigir y ejercer toda actividad económica, ni la empresa puede hacerse cargo de todo, haciendo aun lado al Estado. El papel vigilante, regulador del Estado es indispensable. Y en ciertas áreas su participación es irrenunciable, especialmente en países con desigualdades sociales, políticas y económicas tan profundas como las que se dan en México actualmente.
En segundo lugar, debe evitarse que lasempresas sigan ocultándose mañosamente bajo la existencia de diversas marcas de productos, como el caso de la empresa panadera Bimbo, que maneja todas las marcas de pan industrializado del país, como Sumbeam, Wonder, Marinela, Tia Rosa, la propia Bimbo y otras más. La ciudadanía tiene todo el derecho a saber que como el caso de Bimbo o Sigma alimentos, etc. se manejan muchas marcas que hacen parecer que existe variedad de marcas que compiten entre si y ofrecen variedad de productos entre los cuales elegir alternativamente; esto hay que transparentarlo y no dejarlo con la clásica letra chiquita que nadie se ocupa de leer. El consumidor debe tener acceso a la información que le permita saber que todas esas marcas pertenecen a una sola empresa, como también a conocer las diferencias de calidad, enfoque de las distintas marcas. Transparencia es el nombre del juego.
En tercer lugar hay que considerar la necesidad de combatir el llamado "poder sustancial conjunto", que surge cuando dos o más empresas son capaces, en conjunto, de imponer al consumidor condiciones, calidades o precios frente a los cuales no es posible defenderse. Esto tampoco debe tolerarse. Es el caso de las industrias automotriz y del autotransporte federal de pasajeros, por ejemplo.
El proyecto de ley propuesto por el presidente Claderón es interesante y debe se ahora analizado por el Congreso. Esperemos que por bien de los mexicanos sea bien estudiado y perfeccionado, pero hay que entender también que las empresas monopólicas no harán la tarea fácil a los legisladores, estos serán precionados y hasta coptados, como bien lo mostró el aberrante proyecto de ley Televisa. De entrada aplaudimos esta iniciativa presidencial, pero el Congreso debe ponerse a la altura requerida para hacer un trabajo legislativo en beneficio de la sociedad mexicana.

Tags: Ley, competencia, monopolio, oligopolio, duopolio

Publicado por pedro_aureo @ 14:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios