S?bado, 03 de marzo de 2012

A sólo unos meses de las elecciones presidenciales de este año, en que habrá de elegir nuevo mandatario de la República, Jefe de gobierno de la ciudad de México y nuevos senadores y diputados, México se encuentra con la carencia de partidos que representen adecuadamente la pluralidad ideológica que hoy existe en en nuestra sociedad. Especialmente notable es la ausencia de partidos liberales, anarquistas, socialistas y comunistas, los cuales son necesarios no sólo la ya mencionada pluralidad ideológica de la sociedad, sino también por la necesidad de que existan los contrapesos necesarios para evitar los excesos y abusos a que da lugar la existencia de uno o dos partidos hegemónicos, como es el caso del partido Revolucionario Institucional (PRI) o el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en menor medida en el caso de México. Tres partidos que están muy lejos de representar todas las tonalidades político ideológicas existentes  en el país actualmente. Junto a estos 3 grandes partidos existen otros 4 partidos que funcionan como satélites  de los grandes. El Verde Ecologista del PRI, el Partido del Trabajo y el antes llamado Convergencia del PRD, y Nueva Alianza (PANAL), que se alía con quién se lo permita. Lo común a todos estos partidos es su carácter corporativista, ya se les llame sectores, tribus, corrientes o lo que usted quiera.   Aun Acción Nacional, que dice ser un partido de ciudadanos, no ha podido evitar acudir al expediente del corporativismo en su alianza con el PANAL, ni fincar su ejercicio de gobierno sobre la estructura corporativista que le prestó temporalmente el PRI. También es común a todos estos partidos usar algunos elementos del  liberalismo  como partes de sus plataformas ideológicas. pero ninguno de ellos puede asumirse como un partido realmente liberal. Se han tomado principios y postulados más bien económicos, pero poca o ninguna referencia hay en lo que respecta a la defensa del individuo, sus derechos y libertades. Y si esos individuos son mujeres, indígenas o marginados, mucho menos. La idea que existe del liberalismo está no solo deformada sino que obedece al liberalismo del siglo XIX. De ahí la necesidad de la difusión amplia del pensamiento liberal contemporáneo y de la existencia de un partido que encarne los ideales de esta corriente filosófica de pensamiento social, político y económico. Igual cosa habría que decir respecto del pensamiento anarquista y de las posiciones político ideológicas socialistas y comunistas.  Sin duda la modernidad pasa necesariamente por la vía del pluralismo cultural ideológico y político, y esa pluralidad y la tolerancia que le corresponde, son las garantías para evitar entrar en una nueva época de oscurantismo medieval, a cuyas puestas estamos. Nos manifestamos pues en favor de que todas las fuerzas políticas tengan una legítima representación porpequeñas o grandes que estas sean, ya sean regionales o nacionales.


Publicado por pedro_aureo @ 11:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios