Martes, 22 de enero de 2013

Hoy se discute ampliamente la funcionalidad del pensamiento liberal respecto al capitalismo. Se dice que ha sido gracias a la filosofía liberal que el capitalismo pudo desarrollarse hasta el grado en que lo ha hcho, pues gracias a esa filosofía, se rompieron y eliminaron una serie de trabas que limitaban la libertad humana, tales como la religión, las supersiticiones, el pensamiento mágico, la discriminación racial o sexual, etc. Se reconoció al individuo en cuanto tal y se le dió un papel preponderante, por encima del Estado, la religión, la clase social, el género, y todo aquello que limitase u obstaculizara la librtad del individuo. Se reconocieron derechos propios del ser humano por el simple hecho de serlo y se alentó a los individuos a usar de su libertad de acuedo a sus propios deseos, necesidades, y metas en la vida, en todos los campos de la acción humana, la economía, la política, la educación, la cultura, la salud, con el fin de lograr bienestar y prosperidad. Y eso, es sin duda, un gran logro de los liberales. Sin estos hechos, el capitalismo no se habría desarrollado como hasta hoy. Sin embargo, aun falta que millones de habitantes en el planeta, en el llamado tercer mundo especialmente, alcancen los grados de libertad, independencia y autonomía, así como de progreso y bienestar, que muchos han logrado en el mundo occidental desarrollado. La pregunta es si el liberalismo puede o no ir más allá del capitalismo y acabar de liberar al ser humano, de la carcél del mercado y el dominio de las grandes corporaciones que hoy atentan contra la libertad individual. Mirando hacia el futuro, el liberalismo tiene aun mucho que ofrecerle a la persona, para hacerlo más libre e independiente, más capaz de asumir los retos d la vida y hacerse más autónomo. El liberalismo debe ser capaz de ir más allá del dominio de las grandes corporaciones monopólicas  de la iniciativa privada, pero también más allá del capitalismo de Estado (dictadura de la burocracia) o la dictadura del proletariado.  Crear hombres y mujeres libres, capaces de asumir esa libertad y hacer algo positivo, benefico con ella, para sí mismos y para los demás, sigue siendo en nuestra opinión el reto liberal, más allá del capitalismo. Y para eso, se  debe cumplir con un reto más, crear hombres y mujeres de convicciones liberales y con plena conciencia de que liberlismo no significa ser un individualista egoísta, sino más bien, un individuo libre, solidario y comprometido con la soiedad.


Publicado por pedro_aureo @ 11:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios